Necesidad de un Nuevo Paradigma Epistémico
Miguel Martinez Miguélez

Grupo N° 3
Arguello Cleydys.
Azuaje Dexi.
Mendoza Jesús.
Rumbos Marvis



La temática introduce y desarrolla razones de peso para evidenciar el origen y necesidades de un nuevo paradigma epistemológico, partiendo de una comparación que hace el autor con el paradigma clásico que en su momento dio sus aportes significativos. De igual manera, hace referencia al modelo de ciencia que se originó después del Renacimiento y que sirvió de base para el avance científico y tecnológico de los siglos posteriores. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo es insuficiente y sobre todo inhibidor de lo que podría ser un verdadero progreso, tanto particular como integrado, de las diferentes áreas del saber. Esto debido a la explosión de los conocimientos, de las disciplinas, de las especialidades y de los enfoques que se han dado en el siglo XX.

El autor señala que el período histórico que nos ha tocado vivir lo designa como “de incertidumbre”, donde todo investigador serio y de reflexión profunda debe a través de las bibliotecas, las revistas y los congresos, “subirse sobre los hombros de docenas de pensadores eminentes” y divisar grandes coincidencias de ideas y marcadas líneas confluyentes de un nuevo modo de pensar, de una nueva manera de mirar las cosas, de una nueva racionalidad científica y, en síntesis, de una nueva ciencia. Esta ciencia presenta notables diferencias con el modo de pensar tradicional, clásico, lógico-positivista.

En tal sentido, pues surge la necesidad de una nueva era, en la cual culmina la época moderna enmarcada en el cambio de la ciencia lineal y homogénea, insuficiente para modelar realidades que van surgiendo con el paso del tiempo y las necesidades que derivan de las ramas especificas del saber, como las de las ciencias sociales que requieren una transformación de conceptos, que puedan dar explicaciones globales y unificadas. Presenciamos el surgimiento de una conciencia de la discontinuidad, de la no linealidad, de la diferencia y de la necesidad del diálogo. No solamente estamos ante una crisis de los fundamentos del conocimiento científico, sino también del filosófico, y, en general, ante una crisis de los fundamentos del pensamiento. Necesitamos conceptos muy distintos a los actuales y mucho más interrelacionados, capaces de darnos explicaciones globales y unificadas.

Tanto la hermenéutica y la dialéctica forman parte fundamental en la nueva sensibilidad al igual que las orientaciones metodológicas como la cualitativa, la etnometodológica, el interaccionismo simbólico y la teoría de las representaciones sociales son las que han producido cambios en las reglas de juegos de la ciencia, así como también en la literatura y las artes durante la modernidad, es preciso conocer que los diferentes aspectos, presentan una sensibilidad crítica y cuestionadora, que origina un concepto de una “Verdad pluralista” en la que el pensamiento humano no tiene una teoría y explicación que pueda captar en ella la mente humana utilizando objetividad y la técnica de la razón como algo excesivo.

Lo planteado concibe un cambio o transformación que valla a la par con el mundo global con una visión holística tomando los fenómenos físicos, biológicos, psicológicos, sociales y ambientales ecológicos, que nos permita describir este mundo, algo que no nos pueden ofrecer las concepciones reduccionistas ni las diferentes disciplinas aisladamente; necesitamos una nueva visión de la realidad, un nuevo "paradigma", es decir, una transformación fundamental de nuestro modo de pensar, de nuestro modo de percibir y de nuestro modo de valorar.

Detrás de cada paradigma se esconde una matriz epistémica; ésta es, por lo tanto, el trasfondo existencial y vivencial, el mundo de vida y, a su vez, la fuente que origina y rige el modo general de conocer, es decir, en su capacidad y forma de simbolizar la realidad. En una palabra, que la verdad del discurso no está en el método sino en la episteme que lo define.

En adelante el autor plantea una serie de argumentación para explicar la des-construcción, o también desde otro punto de vista reconstrucción de términos y significados que expone tomando en cuenta los diferentes aportes desde Galileo al medir la velocidad de la luz que permite observar el supuesto fundamental que determinó todo el diseño e instrumentos de experimentación, que permite dar una explicación del fracaso de la inercia mental de los supuestos e ideas que se repiten en la historia, de esta manera prolonga el desarrollo muchos otros personajes que le ayuden a comprender los planteamientos filosóficos, científicos que enriquecen nuestra epistemología.


El cuerpo de conocimientos humanos adquirido con una base sólida por ser la conclusión de observaciones sistemática y seguir un razonamiento consistente donde se integra un todo coherente y lógico en un paradigma universal o global de la racionalidad, de allí surge la necesidad de un paradigma que englobe una naturaleza capaz de reunir todos los aspectos verdaderos del mundo o se acerque tomando en cuenta un todo integrado sistemáticamente coherente y lógica no solamente por inducción y deducción, donde emerge así una epistemología no regida por procedimientos preconcebidos que puedan ser modificados con el transcurrir del tiempo y la complejidad del pensamiento humano y al ser como un todo físico-químico-biológico-psicológico-social-cultural-espiritual que pueda construir una metodología interdisciplinaria en constante revisión, reformulación y redefinición de sus propias estructuras con una rigurosidad y crítica sistemática que propone un enfoque hermenéutico, fenomenológico, etnográfico, entre otros, es decir un enfoque cualitativo que es, en su esencia, estructuralista-sistemático (Ver Martínez M., 1994b, 1996).

El nuevo paradigma emergente nos permitirá superar el realismo ingenuo, salir de la asfixia reduccionista y entrar en la lógica de una coherencia integral, sistémica y ecológica, es decir, entrar en una ciencia más universal e integradora, en una ciencia verdaderamente interdisciplinaria y transdisciplinaria. Y en donde cada disciplina deberá hacer una revisión, una reformulación o una redefinición de sus propias estructuras lógicas individuales; deberán buscar y seguir los principios de inteligibilidad que se derivan de una racionalidad más respetuosa de los diversos aspectos del pensamiento, una racionalidad múltiple que, a su vez, es engendrada por un paradigma de la complejidad.

Finalmente, para lograr los objetivos de una metodología sistémica,se requiere una lógica dialéctica, en la cual las partes son comprendidas desde el punto de vista del todo y viceversa. Se necesita una lógica más completa, una lógica de la transformación y de la interdependencia, una lógica que sea sensible a esa complicada red dinámica de sucesos que constituye nuestra realidad. Para ello como señala el autor "es preciso, en primer lugar, aprender a rehacer el cerebro de los hombres " (1968, pág. 119).

Sugiero que dexi haga en una propuesta sobre las dos reflexiones publicadas (Marvis)

Necesidad de un Nuevo Paradigma Epistémico (Marvis)

El principio de inteligibilidad ¿En qué consiste? ¿Se aplica o no a los conocimientos? el saber del hombre que se apoyan en una base sólida producto de observación pero ¿sistemática o no? y ¿Qué otro elemento se hace presente en esa observación?, bien además de sistemática se aplica con un razonamiento consistente ¿con que fin? para poderse integrar en un todo coherente y lógico basado en un paradigma universal o teoría global de la racionalidad pero un paradigma ¿limitado o no es ese paradigma? ¿Cuál es el objeto de este paradigma? ¿En cuales procesos se apoyaría? la naturaleza no podría limitarse a los conocimientos en los procesos que se logran por deducción o por inducción sino que se apoyaría en una idea matriz: la coherencia lógica y sistémica de un todo integrado pero esa coherencia ¿Es estructural o no? Se afirma que se bastaría a sí misma aplicado este principio. Siguiendo con la misma idea la nueva epistemología emergente postula que cada sistema subsistiría gracias a esa coherencia interna conocimientos gozaría de solidez y firmeza y entonces ¿Qué es el ser humano? un "todo físico-químico-biológico-psicológico-social-cultural-espiritual" que funciona maravillosamente y que constituye la vida y el ser como el centro de una estructura dinámica o sistema integrado más complejo de todo cuanto existe en el universo. Por ello, se señala la necesidad de un paradigma universal cuyo objetivo es guiar la interpretación de las interpretaciones y la explicación de las explicaciones con principios básicos de apoyo pero ¿Serán amplios o restringido esos principios? no pueden ser específicos como cuando se trata de un paradigma particular en un área específica del saber con un enfoque gnoseológico para analizar y evaluar la solidez de las reglas que sigue el pensamiento humano producto de la realidad. Ahora bien, de lo señalado anteriormente se espera un nuevo paradigma emergente ¿en que se consiste este el nuevo paradigma? Aplicando la lógica de una coherencia integral, sistémica y ecológica en la ciencia interdisciplinaria y transdisciplinaria pero ¿Con cuál finalidad? Para que cada disciplina realice una revisión, una reformulación o una redefinición de sus propias estructuras lógicas individuales para que sus conclusiones busquen y sigan los principios de inteligibilidad que derivan de una racionalidad del pensamiento engendrada por un paradigma de la complejidad. La mente del ser humano tiene un enfoque de la realidad pero ¿Qué tipo de enfoque? Se señala que nuestra mente no sigue sólo una vía causal, lineal, unidireccional, sino, también, un enfoque modular, estructural, dialéctico, gestáltico, interdisciplinario, donde todo afecta e interactúa con todo, donde cada elemento no sólo se define por lo que eso representa en sí mismo su red de relaciones con todos los demás pero ¿Cómo influye lo anteriormente señalado en las ciencias? Los cambios en los supuestos básicos, filosóficos y metodológicos guiarán otros cambios en las ciencias mismas: cambios en los diferentes problemas dignos de investigar, en la formulación de hipótesis de naturaleza diferente y en la metodología y técnicas a utilizar. Por último, ¿Cuáles son las implicaciones en la investigación? La naturaleza es un todo polisistémico que constituye la naturaleza global adoptado una metodología interdisciplinaria para poder captar la riqueza de la interacción entre los diferentes subsistemas que estudian las disciplinas particulares a través de la interdisciplinariedad exige respetar la interacción entre los objetos de estudio de las diferentes disciplinas y lograr la integración de sus aportes respectivos en un todo coherente y lógico.


Necesidad de un Nuevo Paradigma Epistémico(Cleydy)
La temática introduce y desarrolla razones de peso para evidenciar el origen y necesidades de un nuevo paradigma epistemológico, partiendo de una comparación que hace el autor con el paradigma clásico que en su momento dio un aporte significativo, con el transcurrir del tiempo es insuficiente, pero quieda allí un legado que ayuda a comprender la historia, luego se plantea el Renacimiento como plataforma de un avance científico y tecnológico de siglos posteriores, es entonces en el siglo XX que se produce una explosión tanto de los: conocimientos, disciplinas, teorías y enfoques que dan inicio a una profunda Reflexión Epistemológica, la cual demuestra carencias en las áreas del saber. Sin embargo, se traduce una incertidumbre en las cosas fundamentales del ser humano, que requiere un aumento en el saber y los conocimientos que parecían no tener un límite. Un ejemplo de los antes expuesto es cuando se hace mención a Newton, que fue más allá que los demás porque había surgido en el hombre de los gigantes, aludiendo con ello a Copérnico, Kepler, Galieo, y otros.
Así como el ejemplo citado por el autor para profundizar en el discurso permite observar y evidenciar que el transcurso de las últimas tres décadas origina una corriente donde el investigador crea una profunda reflexión mediante bibliotecas, revistas, congresos, pues remontar a eminentes pensadores y construir nuevos saberes que dan pie a la nueva ciencia que rompe patrones predeterminadas del pensamiento tradicional, clásico, lógico-positivista. En tal sentido, pues surge la necesidad de una nueva era, en la cual culmina la época moderna enmarcada en el cambio de la ciencia lineal y homogénea, es insuficiente para modelar realidades que van surgiendo con el paso del tiempo y las necesidades qu derivan de las ramas especificas del saber, como las de las ciencias sociales que requieren una transformación de conceptos, que puedan dar explicaciones globales y unificadas.
El autor hace referencia, a la nueva sensibilidad a los “signos de los tiempos”, tomando a personajes como al Papa Juan Pablo XXIII quien aporta desde su postura y enmarca nuevos enfoques centrados en las variables humanas que son las que determinan la creación y adaptación de nuevos conceptos que por supuesto darán nuevas soluciones, donde emergen el pensamiento calculante y el reflexivo de Heidegger.
Tanto la hermenéutica y la dialéctica forman parte fundamental en la nueva sensibilidad al igual que las orientaciones metodológicas como la cualitativa, la etnometodológica, el interaccionismo simbólico y la teoría de las representaciones sociales son las que han producido cambios en las reglas de juegos de la ciencia, así como también en la literatura y las artes durante la modernidad, es preciso conocer que los diferentes aspectos, presentan una sensibilidad crítica y cuestionadora, que origina un concepto de una “Verdad pluralista” en la que el pensamiento humano no tiene una teoría y explicación que pueda captar en ella la mente humana utilizando objetividad y la técnica de la razón como algo excesivo.
Lo planteado concibe un cambio o transformación que valla a la par con el mundo global con una visión holística tomando los fenómenos físicos, biológicos, psicológicos, sociales y ambientales ecológicos, en las cuales las concepciones reduccionistas que no toma en cuenta todos estos elementos no dan respuesta apropiadas a la visión de la realidad latente y aún más en nuestro modo de pensar que aborda la necesidad de un nuevo paradigma que a su vez valore todas las formas y maneras de percibir el contexto socio-cultural que nos rodea lo vendrá a construir los conceptos fundamentales que regirán los discursos y las teorías se determinará como un paradigma que amplia su ámbito de la ciencia y su racionalidad, paradigma científico que surge Edgar Morin (1982), detrás de cada paradigma se esconde una matriz epistémica, que es el transfondo existencial y vivencial del mundo como el modo de conocer una realidad histórica cultural y ubicado también dentro de una geografía específica relacionado a la manera o modo de que un grupo humano le da significados a cosas, objetos, eventos y hechos para dar concreción o simbolizar su realidad generando así su propia matriz epistémica habilidad ejercida desde el homo sapiens en su razonamiento de su proceso histórico-social de cada grupo étnico.
En adelante el autor plantea una serie de argumentación para explicar la des-construcción, o también desde otro punto de vista reconstrucción de términos y significados que expone tomando en cuenta los diferentes aportes desde Galileo al medir la velocidad de la luz que permite observar el supuesto fundamental que determinó todo el diseño e instrumentos de experimentación, que permite dar una explicación del fracaso de la inercia mental de los supuestos e ideas que se repiten en la historia, de esta manera prolonga el desarrollo muchos otros personajes que le ayuden a comprender los planteamientos filosóficos, científicos que enriquecen nuestra epistemología.
El cuerpo de conocimientos humanos adquirido con una base sólida por ser la conclusión de observaciones sistemática y seguir un razonamiento consistente donde se integra un todo coherente y lógico en un paradigma universal o global de la racionalidad, de allí surge la necesidad de un paradigma que englobe una naturaleza capaz de reunir todos los aspectos verdaderos del mundo o se acerque tomando en cuenta un todo integrado sistemáticamente coherente y lógica no solamente por inducción y deducción, donde emerge así una epistemología no regida por procedimientos preconcebidos que puedan ser modificados con el transcurrir del tiempo y la complejidad del pensamiento humano y al ser como un todo físico-químico-biológico-psicológico-social-cultural-espiritual que pueda construir una metodología interdisciplinaria en constante revisión, reformulación y redefinición de sus propias estructuras con una rigurosidad y crítica sistemática que propone un enfoque hermenéutico, fenomenológico, etnográfico, entre otros, es decir un enfoque cualitativo que es, en su esencia, estructuralista-sistemático (Ver Martínez M., 1994b, 1996). Este enfoque solo puede ser logrado cuando la lógica sea sensible a esa complicada dinámica de sucesos que, constituya nuestra realidad desde la transformación creadora de nuestros conocimientos.